Arte y pintura

Con lo que más disfruto es pintando al aire libre

ImprimirE-mail

Esto es que lo dice, entre otras cosas, la pintora Lucía Arenas, en una entrevista realizada por Amaia Goikoetxea, para el diariovasco.com en su edición de ayer martes 15 de abril de 2008.

 Lucía Arenas, expone sus cuadros desde el día 15 al martes 29 de abril, en el Bar Izkiña de Tolosa.

 - ¿Ha pintado desde pequeña? - Desde cría me ha gustado pintar, cuando tenía 14 años ya pintaba algo. Pero empecé a pintar en serio, es decir, dedicando a ello 4 o 5 horas diarias, hace unos 20 años. Mi padre era aficionado a la pintura, y él me enseñó muchas cosas. Me ha gustado desde siempre.

- ¿Utiliza modelos a la hora de pintar? - A mí me encanta pintar al natural. De hecho, he pintado mucho al natural, pero ahora el tiempo me limita. La pintura al aire libre es más rápida, no tiene tanto detalle, no es como pintar en el taller, tienes unas horas para terminar. Pero aquí, el tiempo no acompaña, y mi tiempo tampoco es del todo libre porque tengo que trabajar a la mañana, y por ello, me tengo que limitar al taller o a la casa. Entonces, a veces hago fotos, interpreto esas fotos, otras veces me invento los paisajes, Pero con lo que más disfruto es pintando al aire libre.

- ¿Cuando decidió tomárselo más en serio, recibió alguna formación? - Empecé a ir a la Casa de Cultura, aquí en Tolosa. Lo que pasa es que ya tenía una base gracias a mi padre, tenía algunas nociones de pintar. Además, tengo muchas colecciones de libros sobre cómo se pinta, técnicas, teoría,... y digamos que ya me sonaba un poco la historia. De todos modos, la verdad es que siempre se aprende algo, aunque tengas 80 años. Monet decía que siempre estaba aprendiendo, y tiene razón.

- ¿Estuvo durante mucho tiempo en la Casa de Cultura? - Sigo allí todavía. Lo utilizo como taller, voy todas las tardes. Si pinto en casa, no tengo un horario y no se decir «hasta aquí, ahora voy a hacer otra cosa». Como me gusta tanto pintar, en casa me daban las 02:00 de la madrugada, y al día siguiente hay que levantarse. En la Casa de Cultura tengo una determinada hora de salir. Por eso voy allí, por eso, y porque es un lugar donde tengo grandes amigos, me siento muy querida.

 

Image
Luc